Escribe para buscar

El ‘Diagnostico LGTBI’ de Vitoria confirma la discriminación que sufre el colectivo en la ciudad

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, Kualitate Lantaldea, Aldarte y la Red TransBolloMarica han presentado los resultados del diagnóstico LGTBI elaborado a través de encuestas entre junio y noviembre de este año. Los resultados dejan claros que en Vitoria-Gasteiz existe un gran porcentaje de homofobia tal y como han contado algunos de los encuestados. El fin de este estudio es saber como vive el colectivo LGTBI en la ciudad y en cinco ámbitos más concretos: el espacio público, la educación, el ámbito laboral, la salud y el ocio.

Los resultados dejan claro que queda mucho que hacer, ya que la homofobia es algo que no interesa a los vecinos y vecinas de la ciudad. En el ámbito de espacio público queda muy destacado el umbral en el que cada persona pone la “raya roja” a la hora de sentirse agredido/a. Las miradas, los chistes o lo insultos son la mayoría de las agresiones que sufren parte del colectivo ya que muchos otros viven en la invisivilidd su secsualidad por superviviencia.

Acabar con la ‘heterogeneidad’ y la ‘heteronorma’.

También han destacado con el acabar con el sistema de ‘heterogeneidad’ para ayudar con la visibilización y acabar con la discriminación. yor riesgo de vulnerabilidad”. Otro de los puntos a destacar es el trato que se recibe a la hora de sufrir una agresión homófoba por parte de la Policía ya que carecen de una formación objetiva. En el ámbito deportivo queda en evidencia el machismo, homofobia y la poca sensibilización que hay entre los entrenadores y usuarias.

LGTBI es una etiqueta social que se aleja de las definiciones médicas, psicológicas o sexológicas al uso. Las personas participantes en el Diagnóstico de las realidades LGTBI de la ciudad de Vitoria-Gasteiz no se han definido al unísono como tales. Cada persona ha elegido la etiqueta que ha querido y la ha asumido de acuerdo a su experiencia, a sus vivencias y a su cotidianidad.

Se ha abordado las realidades que han presentado las personas LGTBI desde una mirada interseccional, la que ha ayudado a entender las situaciones concretas con respecto a otros organizadores sociales como la edad, etnia, origen cultural, diversidad funcional, la seropositividad, la situación laboral o la diversidad de cuerpos y de géneros.

En la información obtenida se revela de forma clara que en general las personas por su pertenencia al colectivo LGTBI en Vitoria-Gasteiz sufren toda una serie de vulnerabilidades comunes relacionadas con agresiones (Se sufren continuas agresiones que van desde la agresión física, el insulto hasta las miradas despreciativas. Estas agresiones se dan en espacios públicos donde se realiza el cruising y en la calle), discriminación, invisibilidad y la sensación de que sus problemas y necesidades no interesan a las administraciones.

Otra de las conclusiones es que se necesita un trabajo de sensibilización y formación para garantizar el buen trato, la igualdad y la no discriminación. En todos los ámbitos analizados se necesitan medidas específicas que se centren y contemplen las situaciones de mayor vulnerabilidad de la población LGTBI (mayor, de otras culturas, seropositiva, con discapacidad,…)

El diagnóstico también apunta que el asociacionismo LGTBI o de la diversidad sexual y de género no se conoce en general y la necesidad de fomentar espacios de encuentro y de socialización para hacer frente a la soledad (Necesidad de actividades de ocio y culturales que proyecten las realidades LGTBI)

Respecto al ámbito laboral, se plantea la necesidad de campañas de visibilización y dignificación de las personas LGTBI en los entornos laborales y garantizar la igualdad de las personas LGTBI en los procesos de selección y en sus condiciones laborales.

Respecto al espacio deportivo, se percibe este espacio como machista y homófobo. Se necesita un trabajo de sensibilización y formación a todos los niveles: personas usuarias,  dirigentes, masajistas y entrenadores y entrenadoras.

La necesidad de sensibilización también se extiende al ámbito educativo: El bullying es frecuente en las experiencias educativas de las personas LGTBI. Muchas personas relatan que han sufrido y sufren problemas por pertenecer al colectivo LGTBI, ante estos problemas se han visto indefensas por la falta de implicación de los centros educativos y el profesorado.

En el ámbito de la salud, las personas preguntadas consideran que las personas profesionales sanitarias no tienen formación para atender las especificidades de las personas LGTBI. Se necesita ampliar y mejorar los servicios prestados a las personas LGTBI: en particular los de salud mental y la prevención VIH.

“Las conclusiones apuntan a que tenemos mucho que hacer. Tanto las instituciones como la sociedad gasteiztarra. Y ese es nuestro compromiso. Avanzar hacia una Vitoria-Gasteiz más igualitaria, más inclusiva y libre de homofobia y transfobia”, ha destacado Jaione Aguirre.

La presentación a la ciudadanía es esta misma tarde a las seis y media en el palacio Villa Suso con una mesa redonda en la que Elena Olaortua, de Aldarte, e Itziar Cámara, de Kualitate Lantaldea, presentarán las conclusiones generales del Diagnóstico y de las recomendaciones para una intervención en materia de diversidad sexual y de género. Además, Sejo Carrascosa, de la Red TransBolloMarika, hará un repaso histórico de la lucha LGTBI en Vitoria-Gasteiz, desde la transición. El coloquio contará con la presencia de LGTBI Aldarte, Kualitate Lantaldea y la red TransBolloMarika. También habrá un concierto de Kai Etxaniz.

Más información a lo largo del día al minuto

en nuestro Twitter y Facebook

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.