Escribe para buscar

Exigen que la Policía Local tenga una “formación adecuada para la atención a personas LGTBI”

Oscar Fernández de Irabazi ha pedido al Concejal de Seguridad Ciudadana, formación para la Policía Local en materia de asistencia a víctimas frente a agresiones por orientación sexual e identidad de género. Una demanda que viene realizada desde los movimientos LGTBI+ y desde los propios informes municipales.

El pasado 17 de mayo, el Ayuntamiento, junto con la asociación Lumagorri Hat, presentaron el primer informe sobre agresiones por orientación sexual e identidad de género en Vitoria-Gasteiz. Dicho informe recoge la necesidad de formar a la plantilla de la Policía Local en materia de tratamiento a víctimas y actuación frente a agresiones por orientación sexual e identidad de género. Además, en el Diagnóstico de las realidades LGTBI realizado en 2017 también se establece una propuesta de “Formación específica policía municipal para atención adecuada a personas LGTBI víctimas de agresiones”.

En la actualidad, la formación en Delitos de Odio por orientación sexual e identidad de género se limita al currículum profesional que deben cumplir las diferentes policías en la Academia. Esta formación es claramente insuficiente ya que no profundiza en la situación real, no crea empatía de las profesionales con las víctimas y no enseña a proporcionar un trato adecuado y acorde a la situación. Según datos de la propia Policía Municipal, de 395 miembros, únicamente han recibido formación en esta materia un total de 71 policías, una cifra que no alcanza ni el 20% de la plantilla.

Respecto a los cursos específicos de formación ofertados por el Ayuntamiento, en 2017 se ofertaron, en colaboración con Gizonduz, 2 cursos dirigidos a Policía: “Txutxumutxurik ez” y “Masculinidades y violencia machista” (con sesiones en euskera y castellano). En el curso “Txutxumutxurik ez” hay una persona apuntada, en el curso “Masculinidades y violencia machista” hay otra persona y en este taller en euskera no hay nadie apuntado. Según la normativa de Gizonduz, es necesario contar con un mínimo de 10 personas para realizar los cursos, por lo que se suspenden.

Que se hayan ofertado cursos de formación dentro de la Policía municipal de Vitoria-Gasteiz y hayan quedado vacantes es muy preocupante. Los cursos deben ser obligatorios. Estamos hablando de trato a víctimas de agresiones y de Derechos Humanos. Exigimos al Concejal Delegado que tome cartas en el asunto y que esta cuestión sea prioritaria en un Departamento que todavía tiene mucho camino que recorrer en esta materia”, señala Oscar Fernández.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.