Escribe para buscar

Araba

Julián de Zulueta y Amondo, marques de Álava y negrero empresario en Cuba

Y ahora, un poco de historia alavesa.

Flor de la relación entre Domingo Timoteo de Zulueta Salcedo y de Manuela Estefanía de Amondo Barañano, nació en el invierto de 1814, el 9 de enero, uno de los personajes más conocidos del territorio alavés, Julián de Zulueta y Amondo. Fue nombrado por Alfonso XII como primer marqués de Álava y primer vizconde de Casablanca y falleció en un fatídico accidente de caballo a los 64 años dejando una de las mayores fortunas de España a su tercera mujer y sus once hijos. Fue una de las figuras más descollantes de la oligarquía integrista en Cuba durante el siglo XIX

El apellido Zulueta tubo una calle en La Habana, donde se encuentra la Embajada de España. Ahora, dicha calle se llama Agramonte

Embajada de España en Cuba en la calle Agramonte (antigua Zulueta), La Habana Vieja | Foto: Ministerio de Exteriores
Embajada de España en Cuba en la calle Agramonte (antigua Zulueta), La Habana Vieja | Foto: Ministerio de Exteriores

Procedente de una familia de agricultores alaveses, con 18 años se estableció en la Habana a petición de su tío Tiburcio de Zulueta. Una táctica que permitió a la familia Zulueta seguir manteniendo su estatus en La Habana ya que Julián de Zulueta heredó parte de la fortuna y de los negocios de su tío, que no tenía descendencia.

Julián de Zulueta está considerado como uno de los exportadores del capitalismo a Cuba

Central México (antiguo Central Álava) | Foto: Historia Cuba
Central México (antiguo Central Álava) | Foto: Historia Cuba

Zulueta de Amondo fue propietario de seis centrales: el Zaza, en Remedios y el España, el Habana, el Vizcaya, el Santa Rita y el Álava, todos en la zona de Colón. El central Álava, fundado por él llegaría a ser el primero de los grandes centrales y uno de los cuatro en establecer en los años 50 del siglo XIX el sistema Rilliex de múltiple efecto de vapor y que en 1915 sus herederos vendieran a la “Cuban Cane Coroporation”.

A los pocos años de instalarse en Cuba, el joven vitoriano se convirtió en el productor de azúcar más importante de la isla al mismo tiempo que se llenaba los bolsillos de dinero procedente de la venta de esclavos, con sedes en Cádiz y Londres, y del resto de sus negocios. Su presencia, en la que fue la provincia nº 38 de España, fue tan influyente que acabó ocupando una decena de cargos políticos; consejero de Hacienda del gobierno colonial, cónsul del Real Tribunal de Comercio, presidente de la Comisión Central de Colonización y de las Juntas de la Deuda, Hacendados y Propietarios, alcalde de La Habana en 1864 y 1876, coronel de voluntarios, senador vitalicio del Reino de España, diputado a Cortes por Álava, presidente del Casino Español de La Habana y Gran Cruz y Comendador de la orden de Isabel la Católica. Su hijo Ernesto de Zulueta y Samá siguió la escena política de su padre y fue varias veces elegido diputado en las Cortes Generales por la circunscripción de La Habana.

Cuando Julián Zulueta llegó a La Habana,comenzó a trabajar en un negocio de alimentación que su tío había abierto. Se dice que el joven llegó a la isla siendo analfabeto.

En 1860, Julián Zulueta era líder de la oligarquía negrera en Cuba después de la guerra de secesión americana ya que el tráfico negrero vivió un aumento sin precedentes. Antes de este conflicto, el joven recibió una herencia de Juan Zulueta, un primo afincado en Londres y propietario de una naviera. En 1847 comenzó a promover la venta de inmigrantes chinos. El, ya no tan joven Zulueta, a parte de ser un empresario de éxito, compró junto a varios prestamistas el Diario de la Marina, un rotativo que acabó convirtiéndose en un panfleto publicitario de sus hazañas políticas.

Julián Zulueta creo en la Habana varios proyectos de los cuales uno se llamaba Álava y llegó a necesitar hasta 600 esclavos. También fue el primero en montar una línea de ferrocarril en Cuba para transportar el azúcar procedente de sus factorías. Con esta línea de tren impulsó el desarrollo del antiguo poblado de Las Coloradas, el cual en 1887 se convertiría en un barrio de Camajuaní nombrado Zulueta en su honor.

Etiquetas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.