Denuncian en la Fiscalía irregularidades en la gestión económica de la OSI Araba

Desde LAB piden la depuración de responsabilidades por este caso, y el cese del Director Económico Financiero

El sindicato LAB ha interpuesto otra denuncia en la Fiscalía General del País Vasco; en este caso, por haber detectado irregularidades en la gestión económica del Organización Sanitaria Integrada Araba (OSI de Araba). Según hemos denuncian, en el hospital Santiago de Gasteiz se está haciendo provisión de productos mediante dinero público, cuando le corresponde hacerlo a una empresa privada. Representantes de LAB han comparecido hoy en Gasteiz para dar detalles de estas irregularidades.

Hemos vuelto a la Fiscalía. Si hace un año vinimos porque se estaban vulnerando los principios democráticos más básicos en la OPE, en esta ocasión hemos detectado las mismas carencias en torno a la gestión económica en Osakidetza” afirman.

La acción sindical de LAB tiene como prioridad absoluta la democratización en todos los ámbitos de Osakidetza. Desde el principio, LAB puso de manifiesto que nuestro mayor temor era que si existía una red clientelar para repartir plazas públicas de manera discrecional, no existía razonamiento alguno para que esa manera de funcionar no se estuviese reproduciendo en las relaciones económicas con empresas externas.

Lo que hemos puesto en conocimiento de la Fiscalía Superior del País Vasco son unos desequilibrios contables evidentes. Estamos ante un posible caso de corrupción económica cuyos protagonistas se encuentran en la OSI Araba y tienen relación con servicios privatizados. Hasta donde hemos podido saber, en el Hospital de Santiago se está suministrando con cargo a dinero público productos cuyo abastecimiento debería ser efectuado por una empresa privada contratada“.

El pliego que regula esta actividad asciende a 3.000.000€ y desde el sindicato habrían detectado el desfase en el suministro de fungibles; “no descartamos que puedan existir más desfases en otros apartados. Mientras las personas que trabajan en la cocina tienen que medir los mililitros de aceite que deben usar en las dietas de nuestros y nuestras pacientes, miles de euros son objeto de actuaciones inexplicables y que nosotros situamos en la ilegalidad“.

Hacemos responsables a quienes conociendo el pliego que regulaba dicho suministro y conociendo los gastos que vienen siendo imputados a las cuentas públicas desde al menos el año 2016, no han hecho ni una corrección en los pliegos ni una corrección en los gastos inexplicables del servicio en cuestión. Además, pedimos a la Fiscalía que se investigue si esta mala gestión ha podido derivar en enriquecimiento ilícito de alguna de las personas implicadas“.

Desde LAB piden la depuración de responsabilidades por este caso, y el cese del Director Económico Financiero de la OSI Araba. Además, “no descartamos que este tipo de gestión fraudulenta se esté dando en otros servicios de OSI Araba o de Osakidetza, por lo que animamos a las trabajadoras a poner en conocimiento de LAB todas esas situaciones que puedan parecer sospechosas para realizar el debido seguimiento“.

Llevamos años escuchando el dogma de “no hay dinero” ante cualquier mejora, tanto para la plantilla como para el servicio que prestamos a la sociedad, mientras, las empresas privadas que operan en Osakidetza campan a sus anchas sin control económico alguno; y decimos sin control económico alguno porque lo que hemos detectado es muy evidente, los desequilibrios contables se repiten mes a mes desde antes de enero de 2016 y son fácilmente identificables“.

Hemos trasladado a la Fiscalía nuestro análisis económico y los pliegos que recogen que esos gastos deberían correr a cargo de la empresa privada contratada. Estos datos han sido puestos en conocimiento de la Dirección de la OSI Araba esta misma semana, como último recurso para buscar una explicación. En esa reunión no hemos recibido una explicación clara y la Fiscalía será la que, a partir de este momento, determine el alcance del fraude“.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.