Type to search

Análisis | Se dispara la «vivienda de temporada» en Euskadi mientras hay 26.207 viviendas deshabitadas

El 2,5% del parque de viviendas de Euskadi, es decir 26.207 viviendas, son viviendas deshabitadas gestionables y cuya falta de ocupación no tiene que ver con razones de fuerza mayor. Es lo que se desprende del Observatorio Vasco de la Vivienda [elaborado por el Departamento de Planificación Territorial, Vivienda y Transportes del Gobierno Vasco] que saca a la luz que entre el 2017 y el 2019 se ha reducido un 23,9% el número de viviendas vacías gestionables, pasando de 34.466 a 26.207.

La tasa de incidencia de viviendas habitables entre 2017 y 2019 se reduce en 8 décimas (hasta la referida tasa del 2,5% en 2019 respecto  al 3,3% en 2017).

Tal y como se ilustra en el siguiente gráfico, en 2019 se localizaron 7.861 domicilios deshabitados en los que sus propietarios/as estaban residiendo temporalmente en residencias u hospitales (salud) o que han tenido que desplazarse a residir a otro municipio o provincia por motivos laborales. Estas viviendas agregadas a las 26.207 viviendas ya referidas suman un total de 34.068 viviendas gestionables en Euskadi en 2019.



Pese a estos datos, el número de viviendas deshabitadas gestionables se reduce hasta apenas 15.149 viviendas si se contabilizan solamente las viviendas que llevan más de dos años vacías.

Aplicando el criterio más restrictivo que establece la Ley de vivienda de 2015 de Vivienda asociado a los más de dos años de no ocupación de la vivienda, el número de viviendas deshabitadas gestionables en 2019 se reduce hasta 15.149 viviendas, el 54% de las 26.207 gestionables y el 1,4% del parque de vivienda de Euskadi, dado que el resto, un total de 11.058 viviendas deshabitadas gestionables han estado ocupadas en algún momento en los últimos dos años. 

Por Territorio Histórico

En Álava se registra la mayor tasa de reducción del número de viviendas deshabitadas respecto a 2017 excluyendo los traslados por motivos de salud o laborales. En 2019 en Álava se contabilizan solamente dos de cada tres viviendas gestionables registradas en la anterior edición de 2017. De esta forma, la incidencia de la vivienda deshabitada baja considerablemente hasta el 1,2% del parque alavés, lo que contrasta con 2017 cuando era el territorio con un mayor índice de vivienda gestionable (3,9% del parque de viviendas alavés en 2017).



En Bizkaia se produce una reducción moderada de este tipo de viviendas respecto a 2017 (‐9,6%), mientras que en Gipuzkoa la tasa de decremento es más intensa que en Bizkaia (‐19,2%). De este modo, y de forma coherente con su mayor peso sobre el conjunto del parque de viviendas de Euskadi, Bizkaia concentra más de la mitad del total de viviendas deshabitadas gestionables excluyendo traslados, un total de 14.873 viviendas el 56,8% del total, mientras que en Gipuzkoa se detectan 9.377 viviendas, el 35,8% del total de viviendas gestionables.

Menor incidencia de la vivienda deshabitada gestionable

Solamente una de cada tres viviendas deshabitadas gestionables se localiza en los municipios de más de 40.000 habitantes y apenas una de cada cinco viviendas si limitamos el análisis a las capitales vascas (4.946 viviendas). En cambio, en los municipios de menos de 20.000 habitantes se concentra el 58,8% del total de viviendas deshabitadas gestionables en Euskadi excluyendo los traslados.

Zona rural, lugares con más viviendas vacías

De forma coherente, la incidencia de la vivienda deshabitada gestionable respecto al parque de vivienda de cada ámbito territorial resulta considerablemente más reducida en los municipios de mayor dimensión y aumento notablemente en los más pequeños. Especialmente reducida es esta incidencia en Vitoria, donde se sitúa por debajo del 1% del parque de viviendas de la capital alavesa, en Donostia donde se encuentra en el 1,2% de su parque de viviendas, mientras que en Bilbao alcanza el 1,8% del parque de viviendas de la capital bizkaina. En todo caso, en la totalidad de estratos se ha reducido la incidencia de este tipo de vivienda entre 2017 y 2019.



Estado y características

Una de cada cuatro viviendas deshabitadas gestionables y excluyendo los traslados mencionados se encuentra en un estado óptimo.

Solamente 6.442 viviendas gestionables, el 24,6% del total de viviendas deshabitadas gestionables excluyendo las vacías por motivo de traslados por fuerza mayor, estarían preparada para ser habitadas sin requerir ningún tipo de reforma. De forma adicional, 6.307 viviendas, el 24,1% del total requería de una inversión para abordar pequeñas reformas antes de su ocupación. En cambio, una de cada cinco viviendas gestionables (el 24,7% de este parque de viviendas deshabitadas gestionables) requería de una gran reforma para ser habitadas.

Esta necesidad de llevar a cabo procesos de rehabilitación en la mayoría de las viviendas deshabitadas gestionables para su ocupación resulta coherente con la notable antigüedad de las mismas. De este modo, siete de cada diez viviendas deshabitadas gestionables se encuentran en edificios de más de 50 años.



En 2019 un total de 53.533 viviendas, el 5,1% del parque de viviendas de Euskadi se encuentra deshabitada, presentando un importante decremento de 1,5 puntos porcentuales respecto a 2017.

En 2019 se registran 55.533 viviendas deshabitadas en Euskadi, lo que supone el 5,1% del conjunto del parque de viviendas vasco. La tasa de incidencia de la vivienda deshabitada sobre el parque de viviendas decrece 1,5 puntos porcentuales respecto a 2017 (siendo la menor tasa registrada desde 2011), así como el número de viviendas deshabitadas (‐ 22%) respecto a 2017 cuando rozaban las 70.000 viviendas.

Álava registra el menor nivel de incidencia de la vivienda deshabitada en 2019 (3,1% de parque alavés).

En los tres TTHH se reduce la tasa de incidencia de la vivienda deshabitada respecto a 2017. Es en el territorio alavés donde este decremento es el mayor,reduciéndose hasta el 3,1%, menos de la mitad de la tasa observada en 2017 (6,6%).

En Bizkaia esta tasa de incidencia se reduce hasta suponer el 5,5% del parque de viviendas bizkaino (6,3% en 2017) y en Gipuzkoa decrece hasta el 5,2% del parque de viviendas gipuzkoano (7,2% en 2017). Bizkaia es el único territorio en el que esta tasa de incidencia se mantiene por encima de los niveles registrados con anterioridad a 2017.

La tasa de incidencia de la vivienda deshabitada se sitúa en las áreas metropolitanas de las capitales en los niveles más reducidos del ranking por área funcional.

Las tres áreas metropolitanas de las capitales vascas se encuentran en los niveles inferiores del ranking de incidencia de la vivienda deshabitada en 2019. El área de Álava Central, donde se encuentra Vitoria, presenta el menor nivel de incidencia de la vivienda deshabitada de Euskadi, con un 2,7%, el área de Donostialdea también presenta una tasa de incidencia reducida (3,7%), mientras que en el Bilbao Metropolitano la tasa de vivienda deshabitada resulta algo superior (4,6%) aunque claramente por debajo de la media de Euskadi. 

Las áreas en las que predominan los municipios de menor dimensión como Arratia, Encartaciones y Mungia son las que presentan una mayor tasa de incidencia de la vivienda deshabitada, superando el 9% del parque de viviendas de cada área. En Gipuzkoa destaca el Goierri con una tasa también considerable del 8,9%.



Evolución de la vivienda de temporada 

El número de viviendas de temporada crece un 35% en 2019 respecto a 2017, hasta alcanzar las 33.446 unidades. 

En 2019 la EUV contabiliza 33.446 viviendas de temporada en Euskadi, lo que representa un importante incremento (+8.753 viviendas un 35,4% más) respecto a 2017 y una tendencia opuesta a la observada en el caso de la vivienda deshabitada. La tasa de incidencia sobre el parque de viviendas aumenta hasta el 3,2%, 0,8 puntos porcentuales más que hace dos años.

Hasta 2017 la tasa de incidencia de la vivienda de temporada solamente crecía en Álava, mientras que se reducía constantemente en Gipuzkoa y su nivel de incidencia apenas variaba en Bizkaia. 

Sin embargo, en 2019 se produce un notable crecimiento de este tipo de viviendas en los tres territorios.   En 2019 se contabilizan 15.643 viviendas de temporada en Bizkaia, un 48,7% más (cerca de 5.000 viviendas adicionales) que en 2017. En Gipuzkoa este incremento es también muy relevante, de forma que las 8.476 viviendas de temporada registradas en 2019 suponen una tasa de incremento del 33% respecto a 2017 (algo más de 2.000 adicionales). 

En Álava se produce también un crecimiento significativo, aunque de menor magnitud que en el resto de Euskadi (+ 19,5%) respecto a 2019, con un total de 9.327 viviendas contabilizadas.

La mayor tasa de incidencia de la vivienda de temporada se produce en Álava (5,6% del parque de vivienda alavés) duplicando al resto de territorios. 

Al igual que en ediciones anteriores, la incidencia de la vivienda de temporada supera ampliamente a la del resto de Euskadi. Alcanza el 5,6% del total del parque de viviendas. En Bizkaia y Gipuzkoa, a pesar del crecimiento registrado en 2019, se sitúa en el 2,9% y 2,5%, respectivamente. 



La incidencia de la vivienda de temporada aumenta considerablemente conforme es menor la dimensión municipal, tendencia similar a la observada en la vivienda deshabitada.

La tasa de incidencia de la vivienda de temporada es muy superior en los pequeños municipios. En 2019 el 17,2% del parque de viviendas de los municipios de menos de 2.500 habitantes es una vivienda de temporada, prácticamente una de cada cinco viviendas. La tasa de incidencia de este tipo de vivienda también es muy relevante en los municipios de 2.500 a 10.000 habitantes, situándose en el 6,9% de su parque de viviendas.

A partir de esta dimensión y a pesar del crecimiento observado respecto a 2019, es muy inferior la incidencia de la vivienda de temporada y prácticamente marginal a partir de los 40.000 habitantes.

Etiquetas::

Haz un comentario

Tu email no será publicado. Puedes comentar de manera anónima. Aviso: El comentario no aparecerá hasta ser aprobado.