Type to search

Actualidad José Manuel Cámara

COVID.ES Pandemia «Made in Spain»

OPINIÓN

Primero, mi pecado: en febrero publiqué ¿coronavirus?… terrorismo epidemiológico: la gran mentira de la gripe aviar. Llevo 8 meses sin opinar sobre esta pandemia de COVID que nos ha cambiado la vida. La opinión de un periodista debe llegar después de un exhaustivo trabajo de información. Suelo decir que sólo escucho a los tertulianos que alguna vez dicen “de eso no sé nada”, pero todos tenemos una tendencia a decir lo que pensamos de cualquier tema.

Aquel artículo de febrero era mi tardía respuesta contra los políticos y técnicos de la Administración Pública Vasca responsables de haber extendido por toda Europa la mentira de que en 2006 en Euskadi había Gripe Aviar. De ahí mi escepticismo de entonces ante la nueva enfermedad que se iba extendiendo por el mundo desde China. Pero yo no soy conspiranoico ni tengo una opinión suficientemente informada sobre lo que pasa con el COVID. Sin embargo, estoy hasta el moño del uso abusivo de estadísticas mentirosas que infunden el miedo gracias a periodistas que parece que no saben ni hacer una regla de tres. Desde la Primavera nos han acompañado cuadros estadísticos en los que se dibujaba esa famosa curva que había que doblegar.



En el verano, esos gráficos se dedicaron a extender falsedades: olvidándose de los ratios y la proporcionalidad, pregonaban que estábamos peor que en Marzo. Se olvidaban de reflejar con la misma contundencia que el porcentaje de positivos era mucho más bajo que entonces. Si en marzo daba positivo uno de cada dos test, durante el verano y también ahora se mueven sobre todo entre el 5 y el 10 por ciento. Lo denunciaba Alfonso Longo en un vídeo de YouTube. ¿Querían los políticos, periódicos y televisiones sembrar el terror para provocar que la ciudadanía se protegiese más? Hay quien tiene otra teoría. El blog ‘Astillas de la realidad‘ publicó en Septiembre un artículo titulado «el escándalo de las subvenciones explica el disparatado número de “contagios”».

Se pregunta por qué España tiene unas ratios tan altas de supuestos contagios por COVID-19. Sostiene que la explicación está en “la lucha por obtener la mayor porción posible del pastel de las subvenciones en forma de dinero por porcentaje de contagiados con los test PCR trucados”. Añade que hay un “jugoso reparto de 16.000 millones de euros” para las consejerías de Sanidad de las 16 comunidades autónomas de España. Ahí lo dejo… batallas cainitas entre políticos poltroneros. Jamás se me ocurrirá criticar los protocolos de seguridad sanitaria decretadas por nuestros gobiernos. Nunca lo he hecho ni lo haré. No me llamo Donald Trump. Sin embargo, asisto atónito a la batalla campal entre los Gobiernos de España y Madrid a la búsqueda de una poltrona en la capital de España.

Algo bueno ha tenido esa crisis: después del decreto del Estado de Alarma y el confinamiento de toda la población, por fin se ha creado una estrategia estatal de combate contra el Coronavirus. Se aislarán aquellos municipios de más de 100.000 habitantes con una ocupación de UCI’s con enfermos COVID por encima del 35 por ciento o tasas de 500 positivos por cada 100.000 test realizados. Desde que pudimos salir de nuestras respectivas comunidades autónomas, cada ciudadano tenía que consultar el BOE, el Boletín Oficial de cada región y hasta las normativas municipales para saber qué podíamos y qué no podíamos hacer en la calle. Las 17 autonomías, Ceuta y Melilla se han convertido en 19 reinos de Taifas con 19 califas que decidían qué medidas preventivas.



Por su cuenta y riesgo… Pero el riesgo lo poníamos los ciudadanos. Por si fuera poco, Gobiernos como el de Pedro Sánchez e Íñigo Urkullu usaron maniobras torticeras para que la Ciencia no se adueñase de la crisis: la ex-consejera vasca de Salud Nerea Murga apartó en Abril al Servicio Público de Epidemiología en favor de un grupo de gestores de su confianza. También el Gobierno de España nos engañó cuando aseguró que un Comité de Expertos asesoraba al omnipresente Fernando Simón. Mentira.

El Foro Económico Mundial de Davos se frota las manos

Pasarán años hasta que sepamos qué pasó en realidad con esta pandemia. Y habrá muchas versiones. Cada una con su interés geoestratégico. El mundo está dividido entre los intereses de los oligargas de China, EEUU, Rusia y el Mundo Árabe. Cada uno con la mirilla del cañón puesta en la conquista del resto del planeta. La Tercera Guerra Mundial ya se está librando en el terreno comercial y epidemiológico. ¿Quién ganará? Esperen al siguiente capítulo. Isaac Asimov sigue escribiendo su próxima novela desde la tumba. Mientras, el Foro Económico Mundial de Davos tiene ya preparada su Estrategia COVID y POST-COVID. El objetivo es derribar el modelo que tenemos y reconstruirlo partiendo de cero. La pandemia de coronavirus es la gran oportunidad que tienen los dueños del planeta para reformar el capitalismo.

Que sigan engordando los gordos a expensas de la grasa de los más flacos. Los tiburones del mundo empresarial se están poniendo las botas devorando pececillos. La competencia y las leyes del mercado vuelven a marcar nuestro destino. ¿Resistiremos? El Duo Dinámico cree que sí, pero…


GasteizBerri.com no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores.

Haz un comentario

Tu email no será publicado. Puedes comentar de manera anónima. Aviso: El comentario no aparecerá hasta ser aprobado.