Type to search

Industria otorga 172.014 euros a una empresa alavesa por readaptar su producción para combatir la pandemia

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha seleccionado a seis proyectos de empresas vascas entre los 50 a los que ha otorgado una subvención por reconducir su fabricación durante los momentos más duros de la pandemia para producir material de protección indispensable contra la COVID-19. Los 50 proyectos contabilizan un total de 10,9 millones de euros en ayudas. La mayoría han sido empresas que recondujeron su fabricación hacia la producción de mascarillas (quirúrgicas, FFP2 y FFP3), soluciones hidroalcohólicas, batas desechables e impermeables, iniciativas para producir PCR u otros tipos de elementos y equipos de protección.

En el caso de Euskadi, las seis empresas elegidas son las siguientes: 

  • Bizkaia: Laboratorios Ximart; Medop y Nueva Sibol. En total, han recibido 475.169 euros
  • Gipuzkoa: Oiarso Sociedad Cooperativa y Pasaiplas Tecnológico. La ayuda ha ascendido a 159.708 euros
  • Álava: Kliner-Profesional. El importe recibido ha sido de 172.014 euros.


La respuesta de las empresas permitirá disponer de suficiente material para abastecer al sistema nacional de salud y al conjunto de la población durante la segunda ola de la pandemia, además de aumentar la capacidad exportadora y la generación de empleo. Por ejemplo, antes de la pandemia España fabricaba menos de 100.000 unidades de mascarillas al mes, en la actualidad asciende a 110 millones. En las primeras semanas de la pandemia, el único mercado al que recurrir para abastecerse de este material era China.  

El pasado mes de abril, un momento crítico de la pandemia, la firma guipuzcoana Bexen Medical, la marca con la que trabaja la cooperativa Oiarso, se comprometió a producir  60 millones de mascarillas quirúrgicas en los siguientes meses, a razón de 10 millones de unidades por mes. Ese fue el encargo que recibió por parte del Gobierno central, lo que llevó a la compañía a poner en marcha una línea de producción.



Para la ministra de Industria, Reyes Maroto, “el éxito de esta línea de ayudas demuestra la capacidad productiva de numerosas empresas industriales de todos los rincones de España, muchas ajenas a los sectores sanitarios, que adaptaron sus sistemas de producción para que hoy España cuente con una producción a gran escala de productos higiénico-sanitarios”. Eso significa que el país se encuentra mejor preparado para hacer frente a la segunda ola de la pandemia. “Ha sido un ejemplo de colaboración público-privada, que ha respondido al desafío que teníamos: proteger la salud de la población”, ha incidido la ministra.

Etiquetas::

Haz un comentario

Tu email no será publicado. Puedes comentar de manera anónima. Aviso: El comentario no aparecerá hasta ser aprobado.