Inicio La Blanca 2023

«Echo de menos pasar desapercibido»

"El mensaje es claro, disfruten de las fiestas con respeto, sobre todo. Que recuerden siempre que «no es no»"

0

Gorka Ortiz de Urbina, quien ha interpretado a Celedón durante los últimos 21 años en las fiestas de Vitoria, dice agur. Este año será el último en el que lo haga. En la entrevista, Gorka menciona que cada año tiene su significado especial, pero este último año como Celedón es una ocasión única y emocionante.

Gorka no siente que se quitará un peso de encima, pero ve esta transición como una nueva fase en su vida. Valora el descanso después de tantos años y está seguro de que su sucesor hará un buen trabajo.

Como una institución para una generación, Gorka echará de menos especialmente a los niños que lo ven como un ícono en las fiestas de Vitoria. Él considera que es natural abrir la puerta a que una mujer pueda interpretar a Celedón en el futuro, ya que la sociedad está avanzando hacia la igualdad.

Durante sus 21 años como Celedón, Gorka ha presenciado cambios en la tradición y ha sido testigo de polémicas. Recuerda momentos importantes, como la inclusión de acompañantes en las fiestas desde 2007.

Por último, Gorka anima a los gasteiztarraz a disfrutar de las celebraciones con respeto y responsabilidad, promoviendo el respeto hacia los demás y una actitud sencilla.

Último año como Celedón, ¿sientes que este 4 de agosto es más especial que en otros años?

Hombre, evidentemente, el año pasado también fue muy especial, junto con el 2007, el del 50 aniversario con Iñaki Landa y el del año pasado después de dos años de pandemia. Sin duda, el año de la despedida no es uno más, es el último año, es claro que es especial y seguro que va a serlo.

Imagino que estarás orgulloso de haber sido Celedón y de formar parte de las fiestas de Vitoria, pero no sé si sientes que te vas a quitar un peso de encima.

Quitaré un peso de encima no. Digamos que es otra nueva fase; no se trata de quitar peso, sino de saber que no estaré ahí, que vosotros mismos, los medios de comunicación, no me molestaréis tanto, seguramente. Cuando digo molestar, no me refiero a que me causen molestia, sino que después de tantos años, apreciaré el descanso y la merecida jubilación que todos tenemos. Estoy seguro de que la persona que me suceda lo hará bien. Y hablando de sentimientos,

¿Qué se siente al ser una institución para una generación?

Pues bien, sobre todo por los niños, eso es lo que más echaré de menos: cuando se presentan con los aitas, que son ellos los que me han visto crecer. Ver esos ojos con los que me miran, como si hubieran visto algo así como a Olentzero, es muy bonito. Esa es la única pena que tengo con respecto a la nueva elección de Celedón, ya que la persona que lo vaya a encarnar solo estará cinco años, lo cual, personalmente, me parece muy poco.

¿Qué te parece que se abra la puerta, por ejemplo, a que haya una mujer?

Es algo natural, la sociedad va cambiando. Seguramente, no podemos comparar la sociedad actual con la de 1957, cuando todo empezó. Si miraran cómo funcionamos ahora, estarían sorprendidos de cómo hemos evolucionado. Creo que debemos avanzar hacia la igualdad que se busca y que encaje con los cambios en la sociedad. Por ejemplo, en las cuadrillas de Blusas, antes era impensable tener mujeres, pero ahora casi hay más mujeres que hombres.

Hay algunas cuadrillas en las que hay más mujeres que hombres.

Sí, exactamente. Y también hay presidentas que lideran las cuadrillas de Blusas. Ese avance que ha dado la mujer en la sociedad se refleja también en las fiestas.

¿Estarías a favor de poner una persona acompañante a Celedón?

Lo que se ha decidido es que la persona que interpreta a Celedón. Celedón es Celedón. Lo único que cambiará es la decisión que ha tomado la Comisión de Blusas y Neskas, tras un largo y cuidadoso proceso de trabajo. Respeto y apoyo esa decisión.

Has estado 21 años en total, has visto cómo ha cambiado la tradición y las polémicas que ha conllevado todo eso.

Sí, recuerdo, por ejemplo, en 2007, aprovechando el 50 aniversario, pedimos que fuera un grupo político quien decidiera quién lanzaba el cohete, ya sea una organización o una institución. También pedimos que los municipales dejaran de acompañarnos debido los incidentes pasados, y fue entonces cuando surgió la idea de los acompañantes, que son Blusas y Neskas. Al principio, hubo dudas y resistencias, pero ahora es algo que funciona durante las fiestas y nadie se imagina que sea de otra manera. Desde 2007, hay Neskas acompañando a Celedón.

Este 4 de agosto, ¿tienes pensado decir algo especial en tu última bajada?

Sí, tengo algo meditado y pensado, pero tendrás que esperar al día 4 a las 6 y cuarto, cuando esté en la balconada, para descubrirlo. Este año también será un poco largo, desde que llego a la balconada hasta que me arreglo, me hidrato un poco y coloco los pañuelos. Este año habrá que ponerle el pañuelo también a la alcaldesa, a Rocio Vitero y a los tres lanzadores del cohete. Será un poco largo para quienes están abajo.

¿Qué consejo le darías al próximo Celedón?

No tengo ningún consejo específico. Le diría que sea auténtico y que, si necesita algún consejo en el futuro, estaré dispuesto a ofrecérselo.

Aparte del simple hecho de ser Celedón, ¿cuál es el mejor recuerdo que guardas?

El cariño de la gente, sin duda. Es una pasada. A cualquier hora del día, la gente me muestra cariño y respeto. No importa si es por la mañana, por la tarde o por la noche durante las fiestas. Siempre que se acercan, incluso sin conocerme, me asocian con algo muy bonito, con las fiestas. Creo que todos quieren pensar que soy un tipo jatorra.

¿Y a lo largo del año también te para la gente?

Sí, durante todo el año. En bodas u otros eventos, la gente me reconoce y me pide fotos o que cante la canción de Celedón. Pero siempre lo hacen con mucho respeto y buen ambiente.

Aparte de la bajada y pasar por toda la gente en la Virgen Blanca, ¿qué es lo más duro de ser Celedón?

Lo que más echo de menos es pasar desapercibido a veces, especialmente en momentos familiares. A veces, me doy cuenta de que me reconocen y me miran de reojo. Extraño poder disfrutar de la intimidad y pasar desapercibido.

Por último, ¿quieres enviar un mensaje a los gasteiztarras cara a las fiestas?

El mensaje es claro, disfruten de las fiestas con respeto, sobre todo. Que recuerden siempre que «no es no» y que debemos disfrutar de las fiestas de manera responsable. Los animo a que vengan y, si el día 4, quienes estén en la plaza nos ayudan a mis acompañantes y a mí a llegar y disfrutar de la balconada lo más descansados posible para empezar con los cánticos, lo agradeceríamos mucho. Desde aquí, promovemos el respeto y una actitud sencilla, haciendo a los demás lo que nos gustaría que nos hicieran a nosotros.


LAS NOTICIAS EN TU MÓVIL

¿Quieres recibir las noticias de GasteizBerri en tu teléfono móvil?

WhatsApp: Únete a nuestro canal de noticias pinchando aquí.

Telegram: Únete a nuestro canal de noticias pinchando aquí.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil