Inicio Opinión

Manifestarse sí, pero no así

"Si estuviera segura de sus posiciones, permitiría las preguntas, convenciéndonos con respuestas fundamentadas, o quizás no".

1
Manifestación contra el desmantelamiento de Osakidetza en Vitoria

Opinión


He perdido la originalidad. No sé si alguna vez la tuve, pero ya no la encuentro. La realidad me ha sobrepasado, y todas las ideas que rondan mi mente se desvanecen como un azucarillo en el café de la mañana. Existe una preocupación constante por escribir acerca de temas nuevos. GasteizBerri me ofrece un espacio, y siempre tengo el deseo de llenarlo con algo novedoso. Sin embargo, la alcaldesa Maider Etxebarria parece empeñada en proporcionarme razones para escribir siempre sobre ella. En esta ocasión, sus declaraciones en Radio Euskadi han revelado su desagrado por las molestias que causan las manifestaciones. Permítanme contextualizar.

El pasado martes, 6 de febrero, durante una entrevista en el programa Boulevard, ante una pregunta sobre la huelga de TUVISA, la alcaldesa citó unas palabras de Juan Mari Aburto, alcalde de Bilbao, sugiriendo que el derecho a manifestarse debería regularse de alguna manera para evitar las incomodidades que provocan un paro, una concentración o una manifestación.

Me sorprende que tales declaraciones no hayan generado un mayor eco, respuesta, queja o rechazo por parte de los partidos de la oposición del pleno municipal. Parecen más preocupados por las formas que por el fondo de la cuestión. Es preocupante que la principal representante de los ciudadanos de Vitoria-Gasteiz haga este tipo de afirmaciones sin que aquellos que no estamos de acuerdo nos sintamos defendidos. Una propuesta de declaración institucional debatida en la Junta de Portavoces hubiera sido más que suficiente.

Lo que realmente subyace detrás de estas declaraciones es preocupante. Para Etxebarria, las manifestaciones parecen ser meros actos lúdicos, ignorando que nadie se manifiesta por placer, sino por necesidad, para hacer oír reivindicaciones que se consideran justas. Es imposible manifestarse sin causar algunas molestias, así como es imposible hacer una tortilla sin romper huevos. No hay lugar para peros en este debate.

Les invito a escuchar el resto de la entrevista. Aunque fácil de encontrar, adelanto algunas cuestiones. ¿Cómo es posible que se cuestione la petición de mejoras fuera del convenio? Esto deja siempre en desventaja a los empleados frente a la empresa. ¿Intentar enfrentar a la plantilla con los ciudadanos de Vitoria-Gasteiz? Quien haya usado el servicio de autobús urbano conoce su estado y las condiciones de los trabajadores. ¿Calificar su convenio como el mejor del Ayuntamiento sin justificación? Ya hemos escuchado argumentos similares en el pasado que solo buscan desacreditar ante la opinión pública.

Finalmente, no son hechos aislados que, tras la polémica entrevista, la alcaldesa no haya convocado a los medios para la rueda de prensa habitual de presentación de acuerdos de la Junta de Gobierno, optando en su lugar por un acto de homenaje a Almudena Cid. Hace meses, se demostró su reluctancia a enfrentarse al escrutinio de la prensa local, una dinámica que cambió por un tiempo permitiendo preguntas regulares de los periodistas. Sin embargo, esta vez, posiblemente aconsejada por sus asesores ante la inminente huelga de TUVISA, ha optado por esconderse, una actitud que podría interpretarse como cobardía. Si estuviera segura de sus posiciones, permitiría las preguntas, convenciéndonos con respuestas fundamentadas, o quizás no.

GasteizBerri no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.


INFORMACIÓN DEL AUTOR

JORGE HINOJAL

Concejal del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz entre 2015 y 2019



LAS NOTICIAS EN TU MÓVIL

¿Quieres recibir las noticias de GasteizBerri en tu teléfono móvil?

WhatsApp: Únete a nuestro canal de noticias pinchando aquí.

Telegram: Únete a nuestro canal de noticias pinchando aquí.

1 COMENTARIO

  1. Buen artículo, cada más mediocres y sin memoria histórica, a ver si vamos espabilando los currelas. Solo defienden sus poltronas, y no hay diferencias ideológicas entre ellxs. Manda el neoliberalismo de Bruselas, y solo tienen que cumplir con el folio que les entregan desde allí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil