Type to search

Noticias de Vitoria-Gasteiz

Un movimiento animalista libera las gallinas de Errekaleor

Las cuarenta gallinas que tenían los vecinos del barrio okupa de Errekaleor han sido liberadas. Así lo han hecho saber desde el Frente de Liberación Animal (FLA) en un comunicado en el que destacan que “vuestro barrio no está teniendo en cuenta la legitimidad que le está dando a la explotación animal al tener un gallinero con 40 gallinas” ya que “se nos niega poder sentir como afines algunos espacios de lucha y resistencia, que, además, portan una gran referencialidad y peso en Euskal Herria como puede ser Errekaleor”. Según parece, el grupo ‘Fla’ acudió al barrio de madrugada. Por su parte, Errekaleor acusa a ‘FLA’ de “producir desperfectos” a parte del “robo” de las gallinas. 

En el comunicado también hacen referencia que Errekaleor “conlleva una responsabilidad social y política, ya que está creando un precedente para otros espacios liberados y otras personas” pero denuncian que no están teniendo en cuenta la “legitimidad que le está dando a la explotación animal al tener un gallinero con 40 gallinas”. “Sabemos que este gallinero es el fruto de un proceso asambleario que ha concluido en un contrato, publicado en la revista del barrio, entre las personas de Errekaleor respecto al gallinero, habiendo personas tanto especistas como antiespecistas implicadas en la redacción. No sabemos qué habrá llevado a lxs antiespecistas de la asamblea a aceptar dicho contrato, pero desde luego, un pacto entre humanxs en torno al encarcelamiento de animales, es la máxima expresión de privilegio humano que pueda haber”. “Apoyamos las asambleas incluso los contratos que se puedan dar entre iguales, pero no puede existir votación, asamblea, contrato ni consenso que legitime la situación de explotación y encarcelamiento que están sufriendo estas gallinas”.

Comunicado completo

Errekaleor: ¿Un barrio libre? …ahora un poco más.

A pesar de que el antiespecismo pida hoy por hoy unos mínimos colectivos muy sencillos de cumplir en los espacios de lucha y resistencia, estos no siempre se cumplen. Utilizamos la pedagogía como herramienta y nos preocupamos mucho de que se nos entienda con claridad. Contemplamos la transversalidad en todo momento y procuramos tener en cuenta todos los ejes de poder y todas las luchas sociales, llegando a formar también parte ellas. Luchamos codo con codo junto a todxs vosotrxs, mostrando un grado de compromiso alto a pesar de las multas, las agresiones físicas o la cárcel. Y así seguirá siendo. Sin embargo, se nos niega poder sentir como afines algunos espacios de lucha y resistencia, que, además, portan una gran referencialidad y peso en Euskal Herria como puede ser Errekaleor.

Comprendemos que la referencialidad conlleva una responsabilidad social y política, ya que está creando un precedente para otros espacios “liberados” y otras personas. En este sentido, vuestro barrio no está teniendo en cuenta la legitimidad que le está dando a la explotación animal al tener un gallinero con 40 gallinas.

Sabemos que este gallinero es el fruto de un proceso asambleario que ha concluido en un contrato, publicado en la revista del barrio, entre las personas de Errekaleor respecto al gallinero, habiendo personas tanto especistas como antiespecistas implicadas en la redacción. No sabemos qué habrá llevado a lxs antiespecistas de la asamblea a aceptar dicho contrato, pero desde luego, un pacto entre humanxs en torno al encarcelamiento de animales, es la máxima expresión de privilegio humano que pueda haber.

Apoyamos las asambleas incluso los contratos que se puedan dar entre iguales, pero no puede existir votación, asamblea, contrato ni consenso que legitime la situación de explotación y encarcelamiento que están sufriendo estas gallinas. Ante este tipo de decisiones nuestra opinión es muy clara: La libertad no es negociable.

Entendemos que es un asunto frágil el llevar a cabo una acción directa de liberación animal en un proyecto político tan potente y referente como es Errekaleor. Una acción directa en nuestras propias barricadas. Muchxs aprovecharán para señalar al movimiento antiespecista más visible como el enemigo del pueblo a pesar de que construir lazos de afinidad haya sido una de nuestras prioridades, pero ha llegado el momento de demostrar que hay límites que no estamos dispuestxs a consentir que se crucen, especialmente en nuestros propios espacios de lucha y resistencia, y que no solo vamos a luchar contra estas decisiones escribiendo un artículo de opinión o un fanzine.

Necesitamos una radicalidad contundente en los proyectos colectivos, una base que nos permita avanzar juntxs y crear una alternativa real y completamente libre. Esa base común la estamos creando, y la explotación animal jamás tendrá cabida en él, ya que en esa alternativa el antiespecismo debe estar presente.

Insistimos en que no os consideramos nuestrxs enemigxs, sino todo lo contrario, pero no vamos a permitir que en un proyecto en el que se reivindique la libertad se normalice la explotación animal.

Esperamos que comprendáis que se ha traspasado un límite y que no podemos hacer como si no ocurriese nada.

Deseamos seguir construyendo lazos de afinidad en un escenario libre de jerarquías y de opresiones.

Por todo lo expuesto hasta ahora, esta célula del frente de liberación animal se hace responsable de:

-La liberación de todas las aves que se encuentran en el gallinero.

-El sabotaje a la construcción y materiales cuya finalidad es encarcelar y explotar animales.

Contra todo tipo de opresión. Hasta que la última jaula quede vacía.

F.L.A.

Gasteiz, 17 de Agosto de 2019

1 comentario

Haz un comentario

Tu email no será publicado. Puedes comentar de manera anónima. Aviso: El comentario no aparecerá hasta ser aprobado.

Etiquetas: