El cierre de sucursales bancarias está dejando Álava sin la posibilidad de sacar dinero

A este cierre hay que sumar los efectuados hace unos días por el Banco Santander

La sucursal bancaria cerrada en la Puebla de Arganzón | Mpas

El cierre de las sucursales bancarias en Álava están dejando a las y los vecinos sin la posibilidad de sacar dinero. Hablamos de los pequeños municipios en los que en lo últimos años han cerrado decenas de sucursales bancarias. La última en cerrar ha sido una perteneciente a CaixaBank en la Puebla de Arganzón. También denuncian la inexistencia de la oficina itinerante que antes recorría los lugares más recónditos del Territorio Histórico. La falta de sucursales también ha perjudicado a la hora de tener que hacer gestiones teniendo que recorrer hasta 20 minutos en coche para poder acceder a una de ellas.

Ante este problema, piden a la Diputación Foral de Álava trabajar en coordinación con los ayuntamientos a través de convenios o acuerdos con entidades bancarias y seguir el camino que ha marcado en Villaluenga del Rosario (Cádiz) donde se ha llegado a un acuerdo con una multinacional Cardtronics. El acuerdo alcanzado entre el ayuntamiento gaditano y la empresa establece que si el cajero no llega a un determinado volumen de negocio, el municipio pagará la diferencia para que la instalación y mantenimiento del mismo resulte rentable para la empresa.

A este cierre hay que sumar los efectuados hace unos días por el Banco Santander (antes Banco Popular) en Vitoria, Agurain e Izarra. En otras zonas de la provincia, los recortes efectuados por Kutxabank también ha dejado prácticamente sin servicios. En Araia, la sede de la Caja Vital ha pasado de abrir todos los días a la semana a cerrar el martes y jueves. En otros lugares como Berantevilla solo abre los viernes y durante una hora. En Treviño abren lunes y jueves mientras que en Izarra lo hace el martes y jueves.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.