jueves, 11 de agosto
35.4 C
Vitoria-Gasteiz

La natalidad cae sin freno

Cuando comenzó el confinamiento se hacían bromas con la previsión de un posible baby boom, pero ha acabado ocurriendo todo lo contrario: el año pasado nacieron en España un 20,4% menos de niños que en 2019, según el Instituto Nacional de Estadística. Es el mayor descenso en la natalidad desde que comenzaron los registros en el año 1941.

Este descenso en la natalidad, por grande que sea, no representa ninguna novedad para la sociedad española. Los nacimientos llevan bajando en España desde hace más de 40 años y, solo subieron algo en 1998, la crisis de 2008 hizo que el descenso fuera mayor aun. Así, mientras que hace 45 años nacían 19 niños y niñas por cada mil habitantes, hoy no llegan ni a 8 por cada mil.

Dos de las principales causas, son la incertidumbre económica y el retraso cada vez mayor de la edad de maternidad. Por eso creo que la pandemia será algo muy parecido a la crisis de 2008 y por eso no se prevé una recuperación rápida de los nacimientos.

Si la natalidad sigue bajando y la esperanza de vida aumenta cada vez más, podría generarse una especie de estancamiento.

La media en la Unión Europea es de 1,59 nacimientos al año por mujer es, para lograr el reemplazo generacional es necesario 2,1 hijos e hijas necesarios. ¿Por qué cada vez tenemos menos hijos? Comparamos y valoramos a varios países europeos para tratar de comprender el actual problema de la natalidad

España

¿Qué hay detrás de estas cifras? Tener hijos exige una condiciones laborales, sociales y de políticas públicas que no están acompañando y se calcula que criar un hijo/a supone entre 400 y 700 euros mensuales, algo inasumible para muchas familias, y alertan de que sin niños y niñas y con una población cada vez más mayor lo que peligran son las pensiones.

Permisos de maternidad y paternidad

El 1 de marzo el Gobierno socialista equiparó los permisos de maternidad y paternidad a 16 semanas de forma intransferible.

Ayudas a la natalidad

Las hay a nivel nacional, regional y local. Pero todas son muy escasas y no llegan ni mucho menos, aunque le añadamos los descuentos a la hora de hacer la declaración de la renta.

Suecia

Suecia es el segundo país con la tasa de natalidad más alta, hoy es el segundo país europeo con una mayor tasa de fertilidad que presume de tener las medidas de conciliación más avanzadas del mundo.

Permisos de maternidad y paternidad

El padre y la madre tienen un total de 16 meses de baja para repartirse entre los dos. Durante los 13 primeros meses tienen derecho a percibir el 80% del sueldo.

Ayudas a la natalidad

Además de todas las facilidades del Gobierno y las empresas en cuanto a salarios y flexibilidad de horarios, los progenitores reciben una ayuda de 115 euros al mes hasta que el niño llega a la mayoría de edad y, cuando los padres deciden incorporarse al trabajo, elijan la opción que elijan para el cuidado de sus hijos, está subvencionada por el Estado.

Dinamarca

La tasa de natalidad de Dinamarca le sitúa en cuarto lugar en la Unión Europea. a pesar de tener unas políticas de natalidad más generosas que otros países.

Permisos de maternidad y paternidad

La baja es compartida entre madre y padre durante el primer año de vida del bebé y, al igual que en el resto de países nórdicos, las empresas ponen multitud de facilidades para que el sueldo no disminuya mucho durante el permiso y para que una vez se reincorporan los padres a trabajar, tengan la flexibilidad de horarios que necesiten para pasar tiempo con sus hijos.

Ayudas a la natalidad

Los daneses pagan unos impuestos extremadamente altos y disponen de un subsidio por cada niño de unos 140 euros al mes hasta que éste alcanza la mayoría de edad.

Finlandia

De todos los países nórdicos, Finlandia es el que tiene un problema más grave con la natalidad registraron más muertes que nacimientos.

Permisos de maternidad y paternidad

Sus políticas de conciliación son generosas. la realidad es que, a pesar de poder intercambiarse con la madre días de permiso, más allá de los dos meses y medio de baja de paternidad, los cuidados siguen recayendo en un porcentaje muy alto en la mujer. La baja maternal puede adquirirse hasta 50 días antes del nacimiento y extenderse hasta tres años.

Ayudas a la natalidad

De lo que sí puede sacar pecho Finlandia es de su sistema educativo. Totalmente gratuito, desde primaria hasta la Universidad, y los padres y madres gozan de una ayuda mensual por hijo. En Finlandia reciben unos 100 euros al mes hasta que cumple 17 años, una cantidad que aumenta conforme se tienen más hijos.

Portugal

Hoy el país vecino vive una crisis demográfica que es motivo de considerable preocupación para la población lusa, una de las más envejecidas del mundo. Los bajos índices de natalidad en tierras lusas están estrechamente ligados a las complicadas situaciones financieras que viven muchas portuguesas Y que las limitaciones económicas condicionan su elección a la hora de decidir si tener hijos e hijas.

En Portugal la baja de maternidad se extiende a lo largo de 120 o 150 días seguidos.

Francia

Quizá la inseguridad en el puesto de trabajo y la mayor movilidad que se exige puedan estar influyendo y al retraso en el que las mujeres conciben su primer hijo, edad que aumenta desde hace décadas situándose ya por debajo del umbral considerado necesario para la renovación generacional.

Permisos de maternidad y paternidad

La baja por maternidad es para las asalariadas de entre 16 y 26 semanas (según el número de hijos a su cargo y dependiendo de si el parto es simple o múltiple).

Ayudas a la natalidad

Las ayudas a la natalidad en Francia, incluyen ayudas económicas, fiscales y de otros tipos. Existe una prima de nacimiento: 941,66 euros (el doble o triple, según si el parto es múltiple), siempre que los progenitores o padres adoptivos no superen ingresos de 48.000 euros anuales. Las familias tienen derecho también a ayudas para el cuidado de los niños (en torno a 50 euros diarios) en casa o en guardería.

Italia

El índice de natalidad de las italianas ha descendido y objetivo es aumentar la tasa de natalidad.

Permisos de maternidad y paternidad

El permiso maternidad en Italia es de 5 meses con el 80% de la retribución mientras el permiso de paternidad es de 5 días.

Ayudas a la natalidad

800 euros para mujeres a partir del séptimo mes de embarazo. Bonus bebé para el primer año desde el nacimiento, que aporta 980 euros.

Alemania

El problema de la natalidad en Alemania es importante porque se trata de una población muy envejecida.

Las mujeres embarazadas sólo pueden ser empleadas con su consentimiento durante las últimas 6 semanas antes del parto. Después del parto, el empleo está prohibido durante 8 semanas o 12 semanas en el caso de partos prematuros y múltiples. En caso de embarazo se prohíbe el trabajo nocturno y en domingos o días festivos.

Ayudas a la natalidad

La ayuda económica mensual que se da por cada hijo, al menos hasta que cumple 18 años de edad, independientemente de lo que ganen los progenitores. Puede prorrogarse si el hijo/hija está en el paro o estudiando. Alemania tiene tantas ayudas que se podría hacer un artículo solo con esas ayudas.

Bélgica

El envejecimiento de la población que, aunque afectó y afecta a todas las Regiones del país, lo hace de manera más importante en Flandes, Región que cuenta con un mayor número de personas mayores y menor tasa de natalidad que Valonia.

Permisos de maternidad y paternidad

Este es actualmente de 15 semanas subdividido en dos períodos, 6 semanas para el reposo prenatal y 9 para el postnatal. La trabajadora tiene que disfrutar, obligatoriamente, al menos una semana del permiso prenatal antes del alumbramiento.

Ayudas a la natalidad

150 €: es el dinero que destina la región de Bruselas por hijo a las familias hasta que los niños se hacen mayores de edad. La cantidad varía según las regiones, siendo más elevada – por lo general – en la zona de Flandes (área flamencófona) por su mayor nivel de vida.


Gasteizberri.com no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores.

Más opinión

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Artículos relacionados

Markel: víctima del Síndrome de Alienación Parental y de un linfoma

Todas denunciaron la violencia institucional que están padeciendo las víctimas de la violencia de género.

«Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano»

Cuidar de quien ya cuidó de nosotros es la mayor de las honras

«Soy un perro de asistencia y estoy altamente entrenado»

Yo solía mirar a mi perro, y pensar, «si fueras un poco más inteligente podrías decirme lo que estás pensando», y él me miraba como si me dijera: «si fueras un poco más inteligente, yo no tendría que hacerlo».

¿Quién le pone el cascabel al gato?

Para nosotros libertad es tener servicios públicos de calidad y no ser explotados para que políticos sin escrúpulos vivan entre lujos.
X