sábado, 4 de febrero
-2.2 C
Vitoria-Gasteiz

Oleada de atracos en Vitoria. Esta es la historia de «Adela», una panadera de Lakua-Arriaga

Noticias relacionadas

Como si de una inocentada se tratara, el miércoles 28 a las 15:15 h, Adela, vamos a llamarla así para proteger su intimidad, propietaria de una panadería ubicada en el barrio de Lakua-Arriaga, sufrió uno de los mayores sustos de su vida. Quince minutos antes del cierre se despidió de su compañera, quedándose ella sola en la parte del obrador. Segundos más tarde escuchó el sonido que emite el sensor de movimiento cuando alguien atraviesa la puerta.

Fue entonces cuando observó por el rabillo del ojo que una sombra atravesaba el interior del mostrador. Pensando que se trataba de su compañera, se acercó para preguntarle qué es lo que se le había olvidado. No obstante, no pudo reprimir un grito de terror al descubrir que un sujeto —alto, delgado, encapuchado, con el rostro cubierto por una mascarilla— la amenazaba colocándole una navaja a la altura de su garganta mientras le insistia que abriera la caja.

Adela, presa del pánico, obedeció. Sin embargo, en uno de esos instantes en los que el tiempo se detiene, pensó en el esfuerzo que le había costado ganar aquel dinero: levantarse todos los días a las 5:45 h de la mañana; en las dos hernias discales producidas por introducir los carros cargados de pan en el horno; en las interminables horas en pie atendiendo al público; en los múltiples problemas con los proveedores y la maquinaria; en los pagos del IVA; en la brutal subida de la luz; en un IRPF que se queda con la mitad de su esfuerzo; en los 15 años que lleva trabajando en este país sin haber recibido ninguna ayuda porque ella también es inmigrante; y, sobre todo, en la última frase que escribió su pequeña de 6 años en la carta del Olentzero: «Que mi mamá no trabaje tanto para poder estar con ella».

Además, según ha explicado Adela a GasteizBerri.com, fue entonces «cuando la furia se apoderó de ella», sintió rabia e impotencia «por tener que entregarle el dinero que tanto le ha costado ganar». Fue entonces cuando «agarró» los billetes con fuerza negándose a soltarlos. Acto seguido se produce un forcejeo: el ladrón comenzó a gritarle mientras le produjo varios cortes con la navaja en los dedos con los que sujetaba los billetes.

Finalmente, el presunto delincuente se hizo con la recaudación y echó a correr. En la huida tropezó dos veces provocando ligeros daños en el establecimiento. Al salir,  el caco se montó en una bicicleta de montaña y huyó con el dinero que tanto esfuerzo le ha costado ganar a Adela.

La valiente panadera nos cuenta que la policía municipal tardó dos minutos en llegar al lugar del suceso. Los agentes, al verla hiperventilando y presa de un ataque de nervios, decidieron llamar a la ambulancia. Cuando por fin se tranquilizó le tomaron declaración y comenzaron con el procedimiento policial. Adela está muy agradecida a los policías que la socorrieron y a todos los demás, ya que después tuvo que ir a presentar denuncia en la comisaría. Nos cuenta que el trato con todos ellos ha sido muy humano y empático. Y que, además, en los días posteriores al incidente se han acercado a la panadería para preocuparse por su estado y para informarla de que están trabajando para atrapar al presunto delincuente.

Según fuentes policiales parece ser que hay un «grupito» de jóvenes que se dedican a realizar estos atracos por toda la ciudad. Que sepamos ya han robado, aparte de en la panadería de Adela, en el supermercado de Arriaga y en un estanco de la calle Donosti. «Confiamos en que la policía los detenga pronto y los ponga a disposición judicial, nos consta que están implicados y realizando grandes esfuerzos para conseguirlo» ha señalado Adela a Gasteizberri.

- Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce aquí tu nombre

- Publicidad -

Noticias relacionadas

Detenido en Santa Lucía por agredir a su pareja

En lo que llevamos de año, se han detenido a 10 hombres acusados de violencia de género.

La Policía Local investiga el atropello a un niño de 13 años cuando andaba en bicicleta

Del 30 de enero al 5 de febrero se llevará a cabo una campaña especial de control de tráfico para detectar el consumo de alcohol y drogas

Las nuevas videocámaras inteligentes «no harán un Gran Hermano Vitoria»

Elkarrekin ha pedido que se aclare si existe un informe técnico que justifique esta instalación.

Un juzgado ordena readmitir a 100 agentes excluidos por la Academia Vasca de Policía por no hablar euskera

Ahora, Arkaute tiene dos meses para ejecutar la sentencia y readmitir en la lista de interinos a todos los candidatos que en su día se quedaron fuera por no tener el título de euskera.

Detenido un hombre por intentar arrojar a su esposa por la ventana

El hombre fue detenido en su vivienda, en un evidente estado de embriaguez.

Últimas noticias

San Águeda, la tradicional canción makila en mano

Antiguamente, eran jóvenes solteros o en edad de ir a realizar el servicio militar (los quintos) los que se agrupaban e iban de puerta en puerta recogiendo dinero o diferentes viandas para realizar una comida o merienda.
- Publicidad -

Más noticias

- Publicidad -