“Si hubieran apagado la música cuando fue la policía no hubiera pasado nada”

El Gaztetxe dice no saber cual ha sido su objetivo

Antes los acontecimientos vividos ayer en el Gaztetxe después de que la Policía Local acudiera a cerrarlo, el teniente alcalde de Vitoria-Gasteiz, Peio López de Munain, ha convocado una rueda de prensa de última hora para explicar lo que ocurrió, con la versión de la propia policía. “Si hubieran apagado la música cuando fue la policía no hubiera pasado nada” ha declarado Munain que también ha destacado que “se ha actuado igual que otras situaciones“. El Gaztetxe de Gasteiz ha publicado un comunicado donde declaran que “Estamos enfadadas y sorpendidas ante la actitud surrealista y desporporcionada que hemos vivido. La actitud de los municipales ha sido totalmente provocadora, y su único objetivo ha sido el de mostrar como conflictivo un espacio que no lo es, como bien saben todas y cada una de las personas que utilizan y conocen el Gaztetxe. Su objetivo ha sido claro: criminalizar el movimiento popular en general, y el movimiento okupa en particular, mediatizando y magnificando una situación puntual.” 

Todo habría comenzado sobre las 06:30 horas cuando vecinos del Casco Viejo realizaron llamadas al 092 informando del ruido excesivamente alto procedente de la música del Gaztetxe que durante toda la noche les había impedido conciliar el sueño por lo que solicitaban que se pusiera fin al mismo.

Tres horas después

Según han informado, una patrulla de paisano pasó por el lugar y constató que en la calle, frente a este local, había alrededor de 500 personas consumiendo bebidas alcohólicas y observó que las puertas del Gaztetxe estaban abiertas con música en funcionamiento. Dadas las circunstancias, la patrulla, en aras a proteger su integridad, esperó a mejor ocasión para poder identificar y comunicar a los responsables del local la infracción administrativa.

Alrededor de las 09:00 horas, la patrulla pasó de nuevo por el lugar vio que ya no había gente en el exterior aunque continuaba con las puertas abiertas y con la música. Accedieron entonces al interior y se pusieron en contacto con la persona que manifiestó ser la responsable del local y le solicitaron que se apagara la música, dadas las molestias que se estaban causando al vecindario.

Cierre de puertas con los agentes dentro

Cuando la patrulla iba a salir, un grupo de personas les bloqueó la salida y los agentes observaron cómo se iban cerrando las puertas del local. Una patrulla que estaba de apoyo en el exterior al ver esto solicitó la presencia de otras para poder liberarlos. Procedieron entonces a abrir las puertas, y sacaron a la patrulla retenida, comenzando el desalojo del local.

Fue en esos momentos cuando distintas personas comenzaron a lanzar botellas de vidrio a los agentes y ha acometer a los mismos, resultando algunos heridos y contusionados. Un agente precisó además ser asistido en un centro sanitario como consecuencia de las lesiones en rodilla (necesita punto de sutura) al ser alcanzado por una botella.

Se formó un cordón de contención y se solicitó el apoyo de Ertzaintza para proceder a la identificación y detención de las personas que fueron vistas lanzando botellas a las patrullas.

Identificaciones y detenciones

Se identificó a cinco personas que son detenidas y a las que se les imputa la comisión de un delito de atentado y resistencia grave a agentes de la autoridad. Son puestas en libertad cuatro de ellas. Sobre una quinta fue puesta a disposición del Juzgado de Guardia ya que sobre la misma pesaba una Orden Judicial de detención e ingreso en prisión por otro atentado contra agentes de la autoridad.

2 pensamientos sobre ““Si hubieran apagado la música cuando fue la policía no hubiera pasado nada”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.