Campaña anti-Covid19 Cual es tu papel

Type to search

Actualidad

La comunidad ‘maker’ se vuelca para ayudar a personal sanitario y pacientes con impresoras 3D

Nacido del grupo CoronavirusMakers y su proyecto Reesistencia Team, el equipo de CovidEuskadi, formado por la comunidad «Maker» de Euskadi, entregó ayer al hospital de Txagorritxu (que continúa con importantes necesidades de material de protección) 110 viseras anti salpicaduras que han diseñado, prototipado, validado y producido (con impresoras 3D) en sus propias casas.

CovidEuskadi solicita la colaboración de aquellas personas que tengan material de impresión 3D en su haber. Aquí tienes más información.

Las viseras, que cuentan con el visto bueno de personal sanitario, son uno de los proyectos en los que la comunidad de «hacedores» de todo España se encuentra actualmente envuelta. En el grupo de Telegram de CovidEuskadi ya son 1196 usuarios los que comentan y se intercambian información.

Un trabajador de Osakidetza con una de las viseras de CovidEuskadi

Las viseras de protección ayudan a evitar el contagio del Coronavirus

En el horizonte proyectos todavía más ambiciosos, como el que inició el proyecto nodriza «la Reesistencia Team» que busca crear máquinas y equipos de respiración artificial. El stock de estos aparatos está actualmente colapsado, y llegó al equipo inicial la noticia de que habría pronto roturas de stock de respiradores. «Ojalá ésto no pase, pero si pasa, nos preguntábamos si es alta tecnología lo que se necesita o hay opciones más sencillas que pudieran fabricarse rápido usando – por ejemplo- impresión 3D.»

Acto seguido el equipo se puso manos a la obra, con la necesaria prudencia de acercarse a unos equipos cuyas especificaciones, diseño y fabricación son tremendamente sensibles a los errores.

«Un mal respirador o un respirador mal usado, puede matar«

Primero recopilando información fidedigna sobre el la insuficiencia respiratoria, modelos de referencia de respiración artificial, riesgos y conceptos generales sobre éstas máquinas. Al segundo día ya eran 935 makers en el grupo en y 85 máquinas 3D listas para colaborar.

Desarrollaron un foro donde » disponer de la información de forma organizada» se empezó a conectar con otros grupos ( @AIRE_CoVID19, También se empezó a contactar con personal médico, que les daría posteriormente un feedback valiosísimo.

Entre los puntos de la reunión online que celebraron los miembros de CovidEuskadi se encuentra la decisión de que los equipos de cada comunidad autónoma se centren en sus comunidades, pero que si alguna comunidad tiene más necesidad se intentará ayudarles.

Al tercer día, el grupo ya contaba con varios prototipos de respirador. Solicitaba la ayuda de alguna persona con experiencia para saber qué sistema de bombeo de aire era mejor: AMBU o REES, y confirmar si los problemas que dan los sistemas AMBU al cabo de una hora son efectivamente reales.

Un día más tarde el foro ya contaba con 230 participanes, «muchas personas con años de experiencia en bio-ingenierías, en impresión 3D, diseñadoras gráficas, alumnos de máster, y un par de médicos más.» El equipo seguía trabajando en el diseño de un respirador tipo REES de ahí el nombre «Reesitencia» pero se daba cuenta de que había muchas más piezas y equipos que podían fábricar y ponerse en uso.

Hay que hacer más proyectos

Importante: hay que hacer más proyectos. La idea es poder crear diferentes aproximaciones al problema, siendo el problema el virus. Mascarillas, termómetros, dispensadores automáticos de desinfectante.

Fue en ese momento cuando empezaron a desarrollarse equipos paralelos como el de CovidEuskadi, que centraron sus esfuerzos en otros materiales que necesita el material médico con urgencia.

La presión a la que se ven sometidos estos creadores es tal que disponen de grupos de apoyo sicológico, terapeutas y trabajadores sociales que les ayudan a sobrellevar dicha presión.

Comunicado en el foro dirigido a la prensa (extracto)

Muchas personas se están organizando a nivel regional de forma voluntaria, trabajando coordinadamente, para ofrecer sus máquinas de impresión 3D y su experiencia para tratar de ayudar en la medida de sus posibilidades. Todo el mundo quiere contribuir y ayudar en estos tiempos tan complejos.

¿Te das cuenta, amiga de la prensa, de la presión emocional que puede suponer para cualquiera de estas personas, recluidas en sus casas, colaborando a distancia, haciendo pruebas y cálculos en mitad de la noche, contando los días que quedan hasta que el sistema médico falle, los suministros fallen, y sea necesario poner en marcha el plan B en el que estas máquinas deberían de funcionar?

Varias empresas y profesionales contactaron con el grupo, con el fin de ofrecer sus equipos o conocimiento a la labor que desempeñan. Philips ayudó a validar ciertos diseños, Jorge Barrero Director de la fundación Cotec se ofrecía para ponerse en contacto con instituciones o un trabajador de una UCI:

Trabajo en UCI. El problema de los respiradores está empezando a llegar. Necesitamos respiradores y es suficiente que Sean sencillos los primeros días. Estos pacientes son muy fáciles de ventilar en general. Para los primeros días no necesitamos sofisticación y permitirles respiraciones espontáneas, no las van a hacer. Ventilación controlada por presión, a una frecuencia respiratoria entre 12-30 y con posibilidad de PEEP hasta 20. Monitorizacion del volumen corriente y volumen minuto. Eso ayudaría en las primeros días que son los peores. Luego se buscaría alternativa con respiradores actuales sofisticados. Llegado el momento no habrá para todos en las fases iniciales. Algo sencillo como los antiguos ventiladores. Salvaría vidas…

El mensaje es desgarrador, pero nos ayuda a comprender mejor las necesidades de los profesionales de la salud, que tienen estos días una tarea titánica.

Equipo de la REESISTENCIA Team
Etiquetas

Quizá te interese

Escribe un comentario

Tu email no será publicado. Puedes comentar de manera anónima. Aviso: El comentario no aparecerá hasta ser aprobado.