Type to search

Detenido dos veces en menos de un año por falsificar cheques

Robar en un banco sin pegar un tiro no es fácil, pero se hace. Métodos clásicos en el mundo del robo sin violencia perduran desde hace décadas y conocerlos, parece ser, lleva a la repetición. La Ertzaintza detuvo este domingo en Vitoria-Gasteiz a un hombre, de 55 años, por supuesta falsificación de cheques bancarios. Tal y como han confirmado a GasteizBerri.com fuentes policiales esta sería -presuntamente- la segunda serie de fraudes que el detenido lleva a cabo en sucursales bancarias de la ciudad. En la anterior ocasión resultó detenido por falsificar cheques de una decena de empresas.

A finales de octubre la Policía Local procedió a su detención tras una investigación que comenzó en septiembre. Los hechos por los que fue detenido en esa ocasión fueron perpetrados –según la investigación de Policía Local– de marzo a octubre de 2019. Ahora la Ertzaintza le acusa de delitos cometidos “desde mediados de marzo hasta el 15 de mayo” de 2020, fechas en las que el acusado habría llevado a cabo la misma jugada en varios bancos de Vitoria-Gasteiz. Esta vez con cinco cobros ilícitos (y varios frustrados).

Varias denuncias recibidas por la Ertzaintza activaron la investigación de este año que ha terminado, también en menos de dos meses, con la detención del domingo.

Dos grandes botines en Vitoria-Gasteiz

El año pasado el detenido habría conseguido hacerse con “algo más de 12.000 euros”. La investigación de la Policía Local culminó con el hallazgo de hasta nueve cheques que el detenido falsificó -presuntamente- desde mayo de 2019.

Seis meses después el botín ha alcanzado esta vez los 7.500 euros. Y podría haber sido mucho más si no fuera por varios intentos de cobro frustrados. La Ertzaintza asegura tener constancia de que el acusado intentó cobrar cheques por un valor “cercano a los 55.000 euros”.

Imagen del material incautado por la Policía Local al sospechoso en octubre de 2019

Una técnica ya conocida

Esta no sería ni la primera ni la segunda vez, pero tampoco la tercera o la cuarta. Según confirman fuentes policiales el detenido tiene antecedentes por “hechos similares” que Policía Local ubicó en Bilbao y la Comunidad de Madrid.

A pesar de haber sido investigado y detenido en Vitoria, Madrid y Bilbao, su modus operandi parece no haber variado en absoluto. En las dos detenciones ocurridas en Vitoria los dos cuerpos de policía le imputan -prácticamente- el mismo método. El primer paso: el robo de correspondencia en buzones exteriores de empresas. El objetivo: las cartas que llevan cheques bancarios en su interior.

A continuación, utilizando técnicas “clásicas” en el mundo de la falsificación de cheques (no sin pericia) el acusado habría procedido a borrar del cheque el dato del beneficiario. Después añadía otro nombre o lo hacía de pago “al portador” utilizando una máquina de escribir electromecánica. 

Para el paso final, varias alternativas. Según Ertzaintza y Policía Local en varias ocasiones habría encargado a terceras personas la tarea de acceder al banco para realizar el cobro del cheque. Policía Local aseguró, tras la detención de octubre, que las personas elegidas eran “indigentes”. Estos recibían el pago de una “bonificación económica”. La Policía de la capital vasca describió dicha cantidad como “pequeña”.

Falsificador “avanzado”

En la anterior ocasión el detenido llegó a reproducir una falsificación del DNI para abrirse una cuenta y después cobrar en ella los cheques manipulados. De esa tarea se habría encargado él mismo, haciendo uso de la falsa documentación.

Tras la investigación y seguimiento realizados la Policía Local procedió a su detención por ser presunto autor de hasta 5 delitos. Falsificación de documento mercantil, estafa, falsificación de documento público, usurpación de identidad y sustracción de correspondencia. Tras la detención del domingo sumaría cargos similares por los hechos investigados por Ertzaintza en 2020.

“Para cobrar los cheques se exponía, en ocasiones, ante los trabajadores de las sucursales y las cámaras de videovigilancia, y en otras, cuando ponía “al portador”, se valía de indigentes a los que pagaba una pequeña cantidad por sus servicios.”

La Policía Local sospechó de más víctimas

Policía Local solicitó tras la primera detención la colaboración de empresas que hubieran detectado anomalías en sus cobros. Especialmente de los polígonos de Eskalmendi, Betoño y Gamarra . Un ejemplo de anomalía: no recibir el pago de un cheque que deberían haber recibido. 

La colaboración de posibles víctimas es de vital importancia ya que el método empleado dificulta enormemente el registro de todas las estafas que podría haber llevado a cabo. Tal y como explicaron agentes del Grupo IX de la Brigada de la Policía Judicial de Madrid al diario El País en un reportaje publicado hace la friolera de 26 años: “El principal temor de estas bandas [y estafadores de cheques bancarios] es la publicidad, la difusión de sus métodos.”

El varón fue puesto a disposición judicial tras la detención de este domingo. 

Etiquetas::

Haz un comentario

Tu email no será publicado. Puedes comentar de manera anónima. Aviso: El comentario no aparecerá hasta ser aprobado.