miércoles, 1 de diciembre
6.9 C
Vitoria-Gasteiz

“El trabajo es tu familia”

Nunca pares, nunca te conformes, hasta que lo bueno sea mejor y lo mejor excelente

Probablemente, tu jefe suelte esta frase para minarte la moral y para que trabajes más horas y con más intensidad de lo que es saludable.

Utilizar el lenguaje íntimo de la familia es una de las frases más comunes que dicen los malos jefes para asegurarse el compromiso con su causa. Si consideras a tu jefe parte de tu familia, es menos probable que alces la voz contra prácticas poco éticas de la empresa o contra las malas decisiones que tome tu empresa.

Os voy a contar lo acaecido este verano pasado paseando por una playa de nuestras costas “dorada” pude oír un comentario entre dos personas que aún me “taladran” en mi cabeza.

Por sus palabras, pude descubrir que al menos uno de ellos era empresario, mejor dicho un “mal” empresario y alguno os preguntaréis como pude llegar a esa conclusión, pues os voy a contar las palabras dichas con prepotencia y maldad: “Si hay algo que tengo claro es que cuantas más deudas tengan los trabajadores de mi empresa, mejor me va a mí porque puedo hacer con ellos lo que quiero, porque en el momento que ya no tienen hipoteca o préstamo, se vuelve inmanejables y exigentes”.

Como generalizar nunca es bueno, solo cabe ceñirse a “personajes” como este, que serán empresario pero de persona no tiene nada. Ser un buen empresario/a no es un requisito para crear compañías que rompen esquemas. Y para que dejen millones en el bolsillo de sus directores/as ejecutivos/as.

Desafortunadamente para la sociedad actual, muchos empresarios/as, aunque más que empresarios diría directivos/as se han convertido en sinónimo de muchas de las características de la cultura laboral tóxica: de los fiascos de recursos humanos y la cultura arrogante de los «compadres» que perpetúa e ignoran los beneficios para los empleados/as y de la imprudente toma de decisiones y quien se dé por aludido/a será que está dentro de este “selecto” club.

Es impresionante y muy común ver a jefes quejándose de que sus mejores empleados renuncian. Y sí deben quejarse de ello, ya que pocas cosas son tan costosas y perjudiciales para una empresa como la salida de un buen trabajador/a.

Muchos y muchas gerentes o directores tienden a adjudicar la rotación de empleados/as a su cargo a cientos de razones, mientras ignoran cuál es la raíz del problema: los buenos trabajadores y trabajadoras no renuncian y se alejan de su trabajo, sino que se alejan de los malos jefes/as.

Nada desgasta a los buenos empleados tanto como una sobrecarga de labores. Es muy tentador sacarle todo el provecho a los mejores elementos, pero presionar demasiado a los elementos positivos de un equipo los hace sentir castigados por ser buenos en su labor. Es una medida contra productiva, si debes incrementar la carga de responsabilidades de un buen empleado, tendrás que subirlo de puesto y salario. Los empleados responsables son capaces de asumir nuevas obligaciones, sin embargo no se quedarán si se empiezan a sentir sofocados. Si solo le das más trabajo a una persona “porque puede con la carga” sin cambiar algo de su condición, buscará un nuevo empleo que le dé lo que merece.

Es muy fácil subestimar el poder de una “palmadita en la espalda”, especialmente cuando hay empleados buenos que acostumbran a dar buenos resultados. A todos nos gusta recibir las gracias por nuestros esfuerzos, sobre todo aquellas personas que constantemente se esfuerzan en ser mejores. Los jefes deben ser capaces de encontrar qué hace que sus mejores empleados se sientan bien.

Cuando un jefe cumple con lo que promete, crece a los ojos de sus empleados porque prueba ser de confianza y honorable. Pero cuando no actúas según lo dicho y eres un ser irrespetuoso, al que no le importa nada ni nadie, solo pensando en sí mismo y en cobrar una buena cantidad a final de mes.

Últimas noticias

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Artículos relacionados

Euskadi diagnóstico 105 casos de VIH en 2020

La edad media de las personas jóvenes con nuevas infecciones de VIH es de 38,9 años.

Adif licita las obras de reparación de las carreteras afectadas por las obras de alta velocidad a su paso por Aramaio

Carreteras afectadas por las obras de construcción de la Línea de Alta Velocidad Vitoria/Gasteiz-Bilbao-Donostia/San Sebastián-frontera francesa

El Gobierno vasco rechaza modificar el «código de conducta» para evitar las «puertas giratorias»

El Consejo de Gobierno considera que la propuesta "resulta ineficaz"

Los clientes de Yoigo en Álava ya cuentan con los servicios 5G

Una mayor velocidad de navegación y de descarga, que permite a los clientes descargarse películas y videos en tiempo récord.

El Supremo autoriza el pasaporte covid en Euskadi

Para la entrada en restaurantes y establecimientos de ocio nocturno y restaurantes