El mal uso del retrete tiene un coste de 230 millones de euros

Se calcula que en una ciudad tipo de unos 300.000 habitantes, se recogen en torno a los 10 kg de este tipo de residuos por habitante y año

Hoy, 19 de noviembre, se celebra el Día Mundial del Retrete con el objetivo de concienciar y sensibilizar a la ciudadanía sobre la necesidad de un correcto uso del retrete. Al respecto, URA se ha adherido a la campaña “No alimentes al monstruo de las cloacas” promovida por el sector del agua urbana del país e impulsada a través de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento.

Esta campaña busca alertar de las consecuencias técnicas y económicas derivadas del mal hábito de verter cualquier tipo de residuo doméstico por el inodoro, con especial mención a las toallitas higiénicas.

Se estima, por ejemplo, que el mal uso del retrete provoca un sobrecoste de entre 4 y 6 euros por persona en la gestión y mantenimiento del saneamiento; en torno a los 230 millones de euros anuales.

Asimismo, se calcula que en una ciudad tipo de unos 300.000 habitantes, se recogen en torno a los 10 kg de este tipo de residuos por habitante y año; residuos que generan obstrucciones en las redes del alcantarillado, los equipos de bombeo o las depuradoras.

El inodoro no lo absorbe todo: su correcto uso solo permite orines, heces y papel higiénico. Lo que excluye explícitamente el vertido de toallitas húmedas que pueden generar atascos en los hogares y en las bajantes, amén de vertidos difusos en la red cuando las toallitas las obturan.

De la misma forma, el retrete también excluye el vertido de aceites, pinturas, aceites, restos de obras domésticas, compresas, preservativos, envoltorios, embalajes, restos de comida… que las redes de saneamiento siguen recogiendo. Residuos que requieren ser depositados en los contenedores de recogida selectiva.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.