«No entienden que el SAD somos personal de primera línea»

En medio de la polémica por las vacunaciones en Euskadi, con colectivos como el de los trabajadores del servicio de ambulancias olvidados de incluir en el calendario de vacunaciones, el SAD, o Servicio de Ayuda a Domicilio vuelve a sufrir un aparente desprecio de las instituciones.



La semana pasada se anunciaba la vacunación de este colectivo que atiende a más de 3000 usuarios (personas mayores, dependientes y grandes dependientes…) en Álava. Entrevistamos a Estibaliz González de Herrero, trabajadora del ‘SAD’ que denuncia que -tal y como han hecho saber a la Diputación de Álava y al Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.- el plan de vacunación está mal diseñado porque tiene como objetivo vacunar a las trabajadoras de este servicio de menos de 50 años cuando gran parte de la plantilla tiene más edad que esa.

Sin pruebas PCR para los trabajadores que se reincorporan

Por poner un ejemplo de la desidia que afecta a este colectivo la situación sobre los trabajadores que se reincorporan después de bajas o vacaciones. Nos cuenta Estibaliz que actualmente Osakidetza tiene previsto realizar pruebas PCR a todos aquellos trabajadores reincorporados a la plantilla por ambas situaciones. Para las trabajadoras del SAD sin embargo no existe tal protocolo. Si se reincorporan después de unas vacaciones o bajas no les hacen una PCR para prevenir posibles contagios a usuarios y el resto de la plantilla.



Es muy dura la situación porque la falta de pruebas conlleva el temor a que puedan contagiar a sus usuarios -principalmente personas que pertenecen a grupos de riesgo- o a sus familiares directos o compañeras.

A pesar de que los datos de contagios en la plantilla no son públicos (la empresa aduce que son datos confidenciales) González de Herrero destaca que son muy pocos los contagios que se han dado en este colectivo, en gran parte -si no toda- por la profesionalidad de unas trabajadoras totalmente esenciales en nuestro territorio.

«Desprecio continuado»

Las trabajadoras del SAD han denunciado durante toda la pandemia el desprecio de las instituciones. Les dieron insuficientes materiales de protección tarde. Las pruebas PCR que se empezaron a hacer a principios de 2020 les llegaron casi en junio.

Y a día de hoy no han sido vacunadas masivamente.

Actualmente el sector está gestionado por varias empresas privadas que reciben cientos de miles de euros de instituciones como la Diputación de Álava y el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.

A continuación puedes escuchar la entrevista que realizamos en el programa de radio de GasteizBerri.com

Trabajadoras del Servicio de Atención Domiciliaria de Álava denuncian condiciones «precarias» y «peligrosas»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí