Inicio Opinión

Gurtubai ¿esto es lo que hay?

Primer paso de su estrategia frente a la huelga: Intentar poner a la ciudadanía en contra de los trabajadores de TUVISA.

0
Miader Etxebarria (alcaldesa) e Iñaki Gurtubai (concejal de seguridad ciudadana y presidente de TUVISA)

Opinión


La huelga de TUVISA se mantiene y parece que puede ser un conflicto que se extienda en el tiempo afectando al día a día de los vecinos y vecinas de Vitoria-Gasteiz. Esto es una realidad, cualquier huelga en un sector público, el que sea afecta a los ciudadanos y a la capacidad que tienen las diferentes administraciones de proveer un servicio.

En cualquier caso, he de recordar a los políticos gestores de turno que la huelga es un derecho CONSTITUCIONAL. Lo pongo en mayúsculas porque sí, el derecho de los trabajadores de TUVISA a hacer huelga está por encima del derecho de vecinos y vecinas a desplazarse en un medio de transporte público. En cualquier caso, siempre se intentan conjugar ambos derechos y por eso se ponen servicios mínimos.

La utilización que los políticos municipales, principalmente la alcaldesa Etxebarria y el concejal Gurtubai, de los vecinos y vecinas de Vitoria-Gasteiz es falaz y engañosa y solo trata de evadir su responsabilidad, gobernar es negociar y sobre todo en periodos en los que los trabajadores emplean su derecho CONSTITUCIONAL a la huelga.

La alcaldesa, más de lo mismo a lo que nos tiene acostumbrados. Se esconde de cualquier responsabilidad de comparecencia pública y en esta ocasión su falta de liderazgo es evidente. Llevo muchos años diciendo que la ciudad no necesita gestores que se escondan en su despacho y sí líderes que afronten los problemas de la ciudadanía y marquen un camino de futuro. La alcaldesa no parece estar cumpliendo este cometido.

En este escenario de vacío de liderazgo aparece el concejal Gurtubai y decide echarse el problema a sus espaldas, ¿para aportar soluciones? Pues no lo parece.

Primer paso de su estrategia frente a la huelga: Intentar poner a la ciudadanía en contra de los trabajadores de TUVISA. Yo le voy anunciando que esa es una táctica abocada al fracaso. Los conductores de TUVISA tienen contacto con los usuarios a diario, al contrario que cualquier político de la ciudad y más de esta corporación municipal.

Los argumentos:

“Tienen el mejor convenio de la ciudad”. Sí y posiblemente la mayor responsabilidad. En manos de los conductores de TUVISA está la seguridad vial de miles de personas que utilizan el transporte público, que menos que retribuirle adecuadamente a esa responsabilidad.

“Los cambios de vehículos y las mejoras en las rutas ya están proyectadas”. Llevan años proyectadas y nunca terminan de llegar como la línea que lleve de forma directa al barrio de Zabalgana (el más poblado de la ciudad con más del 10% de los habitantes de Vitoria-Gasteiz) con el HUA, su hospital de referencia más cercano. Por no hablar de la falta de alternativas de movilidad a los polígonos industriales en una ciudad industrial. Que no nos engañen, el transporte público de la ciudad no es lo que era, ni en eficacia, ni en comodidad y esto es responsabilidad directa de los políticos municipales.

El resto de argumentos son una colección de falacias de hombre de paja para intentar ridiculizar la posición de los trabajadores de TUVISA y normalmente ese tipo de falacias tienen una consecuencia, acaban enfadando a quien es objeto de ella.

La posición dura del concejal Gurtubai ha tenido la consciencia de enfadar a los trabajadores que, como tienen su derecho CONSTITUCIONAL a la huelga vigente, han respondido con la continuidad de la misma. El gran error de Gurtubai ha sido llevar el conflicto de lo racional a lo emocional, lo cual muestra su incapacidad de tejer una estrategia negociadora que termine con el conflicto.

Lo único que puede salvar al gobierno municipal en este conflicto es que la oposición se ha contagiado del espíritu de la alcaldesa y ha decidido desaparecer del conflicto. Al final Gurtubai ganará por incomparecencia de la oposición.

Desde aquí, he de recordar a los partidos que tienen responsabilidades de oposición, que también se les paga con dinero público y que también tienen obligaciones con la ciudadanía. La principal, HACER OPOSICIÓN, incluso cuando el gobierno no gobierna.

GasteizBerri no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.


INFORMACIÓN DEL AUTOR

MIKEL GÓMEZ

Politólogo experto en comunicación política. Ha trabajado en diversas campañas electorales en México y Colombia y ha desarrollado investigaciones sobre el sistema de partidos políticos en Euskadi.


LAS NOTICIAS EN TU MÓVIL

¿Quieres recibir las noticias de GasteizBerri en tu teléfono móvil?

WhatsApp: Únete a nuestro canal de noticias pinchando aquí.

Telegram: Únete a nuestro canal de noticias pinchando aquí.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil