/**Campaña anti-Covid19 Cual es tu papel */

Type to search

Alejandro Juez

The Boring Company, la empresa que no quiere que nos aburramos en atascos por la ciudad.

Una de las ultimas apuestas del visionario y empresario Elon Musk son los túneles. En 2016 fundó la empresa The Boring Company con la que quiere “enterrar” el tráfico en las ciudades, literalmente. Se trata de un proyecto que quiere conseguir que el trafico desaparezca de las grandes urbes creando una red de túneles subterráneos por donde transitarían los turismos.

En los últimos meses, el multimillonario Elon Musk ha dado mucho que hablar, primero posicionándose a favor del gobierno de Trump en contra del confinamiento y recientemente por el lanzamiento del primer transbordador espacial en llegar a la Estación Espacial Internacional de la mano de SpaceX, empresa de la que es dueño. Musk está cosechando en los últimos años un gran éxito gracias a Tesla, la compañía de coches eléctricos más avanzada del momento, por lo que se ha convertido en todo un referente en el sector automovilístico.

Pues bien, esto no se queda ahí, ya que a finales de 2016 presentó una nueva empresa a la que llamó The Boring Company, un jugo de palabras en el que se incluye el aburrimiento y la palabra túnel. Está empresa tiene como fin crear una red de túneles subterráneos por debajo de las ciudades con la que conseguiría disminuir el trafico en la superficie y cambiar por completo el paisaje de estas.

En un primer momento, el sistema consistiría en una especie de ascensores que harían descender el coche hasta los túneles montándolos encima de un vagón que circularía a una velocidad de 240 km/h. Recientemente, este sistema se ha visto alterado por lo que en las ultimas pruebas que se llevaron a cabo en la sede de Tesla en Los Ángeles, se utilizó un Tesla Model S con una especie de ruedas retráctiles similares a las de una montaña rusa para mantener el coche en el carril. En esta prueba se consiguió una velocidad en torno a los 80 km/h, muy lejos de los 240 km/h deseados.



Uno de los problemas más grandes a los que se enfrenta este proyecto es el alto coste que tiene la construcción de túneles debajo de las ciudades, por lo que la compañía californiana está ideando e investigando la posibilidad de crear un nuevo tipo de tuneladoras para abaratar costes y ser más rápidos. Por el momento no se ha especificado si estos túneles podrán ser usados por coches que no sean de la marca Tesla. Lo que sí han dicho, es que los coches que circulen por estas infraestructuras deberán ser eléctricos y totalmente autónomos.

Haz un comentario

Tu email no será publicado. Puedes comentar de manera anónima. Aviso: El comentario no aparecerá hasta ser aprobado.